¡Muerte a los comunistas!

Podré cambiar el mundo, si es que me lo impongo a mi mismo.

Consideración: los comunistas son igual de fatalistas que un oso pardo recién capturado por una manada de cazadores. Moraleja: no salga, oso pardo, de su cueva. No vaya a ser y lo confundan con un comunista.

Continue reading “¡Muerte a los comunistas!”

Anuncios