The living documents

En el año 2002, la abogada defensora de los derechos indígenas, María Acosta, se posicionó al frente de un caso controvertido que llevó a las exuberantes y tierras baldías de la Costa Atlántica de Nicaragua un centro de atención internacional. Las islas frente a la playa, habitadas por comunidades indígenas que habían establecido esas tierras como parte de su cultura durante siglos, fueran vendidos a propietarios privados a través de Internet. Obligados a salir de sus tierras tradicionales, María era su esperanza de justicia.

El 8 de abril María llegó a casa para encontrar a su marido asesinado en su apartamento de Bluefields. A medida que la investigación se inició, algunos rostros gubernamentales salieron a la luz del día y el miedo se empezó a establecer en la zona al conocer que tras de toda esa obra macabra se escondía un nombre: Peter Tsokos. Al ser entrevistada por los periodistas, concluyó: “Creo que alguien me envió a matar.” Tras el asesinato se hizo el silencio. Los medios de comunicación no le dieron continuidad a la historia, los líderes indígenas se retiraron, y los locales dejaron de hablar. Ahora, María rompe el silencio sobre lo que realmente sucedió en Bluefields, la noche y los acontecimientos que prepararon el escenario para el asesinato.

Pueden ver el video haciendo clic en este enlace.

Pueden visitar el grupo en Facebook para mostrar su solidaridad o bien visitar la página web del documental.

____
Este artículo también está disponible en Barricada.com.ni