Teoría de la historia vencida

¡Ayy, Carlitos! Te mataron tres veces a vos.

La primera, fue La Guardia.

La segunda, la Violeta.

Y la tercera… la tercera te mató tu familia.

“Si Carlos Fonseca estuviera vivo, ya los hubiera mandado a matar a todos esos hijueputas.” Lesli Nicaragua

Anuncios

The living documents

En el año 2002, la abogada defensora de los derechos indígenas, María Acosta, se posicionó al frente de un caso controvertido que llevó a las exuberantes y tierras baldías de la Costa Atlántica de Nicaragua un centro de atención internacional. Las islas frente a la playa, habitadas por comunidades indígenas que habían establecido esas tierras como parte de su cultura durante siglos, fueran vendidos a propietarios privados a través de Internet. Obligados a salir de sus tierras tradicionales, María era su esperanza de justicia.

El 8 de abril María llegó a casa para encontrar a su marido asesinado en su apartamento de Bluefields. A medida que la investigación se inició, algunos rostros gubernamentales salieron a la luz del día y el miedo se empezó a establecer en la zona al conocer que tras de toda esa obra macabra se escondía un nombre: Peter Tsokos. Al ser entrevistada por los periodistas, concluyó: “Creo que alguien me envió a matar.” Tras el asesinato se hizo el silencio. Los medios de comunicación no le dieron continuidad a la historia, los líderes indígenas se retiraron, y los locales dejaron de hablar. Ahora, María rompe el silencio sobre lo que realmente sucedió en Bluefields, la noche y los acontecimientos que prepararon el escenario para el asesinato.

Pueden ver el video haciendo clic en este enlace.

Pueden visitar el grupo en Facebook para mostrar su solidaridad o bien visitar la página web del documental.

____
Este artículo también está disponible en Barricada.com.ni