Una catarsis musical (desde la perspectiva del espectador)

Recapitulando sobre mis hazañas cotidianas, la otra vez (sí, 26 de septiembre, hace mucho tiempo), tuve la oportunidad de asistir -gracias a la invitación de mi muy buena amiga Gema Bendaña- al VII Festival Internacional de Guitarra de Nicaragua “Corazón de América“, esta vez en la Biblioteca Alemana Nicaragüense, que cita allá contiguo al parque de Las Brisas.

Tal vez por las circunstancias, tal vez por la misma belleza de las notas, experimenté sensaciones que antes no lo había hecho mientras escuchaba las canciones de estos señores que tocaban de forma prodigiosa. Pero bueno, ya vendrán los detalles sobre cada uno de ellos.

Antes que nada, prefiero comentar que es un pesar que esta clase de eventos no tengan tanto interés, y que incluso pueda ser más importante ir a una disco donde de remate uno paga antes que asistir a estas actividades, totalmente gratuitas. Y es que esa misma noche El Chamán –disco controversialmente popular de Managua– estaba que explotaba, mientras en el concierto… pues, uno podía llegar y esecoger la silla donde sentarse. Dicen, sin embargo, que más vale calidad que cantidad, y probablemente tengan razón esos que lo dicen, pues a pesar de la poca afluencia de asistentes, se pudo disfrutar de forma magnífica de la actividad.

¿Quiénes participaban?
Paso, pues, a comentar cada una de las imágenes que se proyectaron en mi mente luego de escuchar a cada unos de los músicos participantes:

Gerardo Pujol (Cuba)
Este delgado y humilde señor parecía dibujar el aire con las manos. Débil por físico, monstruo por talento. A mi juicio, su música reflejaba un hombre romántico de infructuosos amores y el alma sensible de un poeta musical.

Defintivamente, este hombre humilde, flaco y narizón, que no dice mucho sin guitarra, fue quien más cautivó mi atención y quien más respeto de debe merecer de todos los músicos que participaron en el concierto.

Jorge Elvir (Honduras)
Tendido y arrogante, asusta con sus notas. Esa es mi percepción sobre Jorge Elvir, quien después de todo, refleja una nostalgia que se entremezcla en el instrumento que de peculiar manera aprovecha. “Pensativo”, su tercera interpretación, me hace pensar en la muerte, mientras que “Danza catracha” le da ganas a cualquier de querer tocar guitarra. A fin de cuentas, viene a ser como dolorosa su música.

Walter Quevedo (El Salvador)
Puedo llegar a deducir de este señor, que es tan diverso el pensamiento pero uno mismo el sentimiento. Interesamente, con este músico no se siente dolor, ni nostalgia, sino más bien una especie de suicidio caprichoso, alegre. Es como ser feliz, viviendo con el dolor, sintiendo y gozando cómo el sonido destruye cada una de mis partes.

Uno vuela con su múltiple música, mantiene en un estado de shock, como hipnotizado, a punto de dormir pero sin dormirte. En vilo…

Eduardo Araica (Nicaragua)
“Todo cambia”, me dijo Eduaro Araica con su música, “y no hay que tener nostalgia del pasado, sino aprender a disfrutar lo vivido.”

Con Araica descubrí (tal vez sin querer hacerlo antes) que Justo Santos es otro de esos monstruos (lo que Alfonso Cortés, Rubén Darío, Joaquín Pasos o Carlos Martínez Rivas pueden serlo para la poesía nica). Solo me resta decir… la Mora limpia, quien la toca, puede enseñar a cualquier otro.

Siento, por último, que la música de Araica es bien internacional, refleja ese estado universal de la música, lo cual es bueno, pues deja atrás el nacionalismo para trascender a la universalidad interpretativa de la canción latinoamericana.

También desempeñó una buena ejecución Elvis Porras, pero por desgracia mía, perdí los apuntes que en momentos de catarsis escribía mientras experimentaba este señor con su guitarra.

Aún así, queda el buen sabor de un evento que me cambio la perspectiva con que uno debe escuchar al música intrumental. Y claro, si hace dos días asistí a la Novena Sinfonía de Beethoven y pude apreciar con mis oídos diferentes sabores musicales.

Espero, para futuros cercanos, no perder esta costumbre de dejarse llevar por la música.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s